Edificios “Senior”: Oasis para el adulto mayor


Lo último en vivienda para esta población se decanta por incluir innovación tecnológica, un diseño amigable con esta etapa de la vida y mucha comodidad.

Es una tendencia mundial: se trata de residencias diseñadas en exclusiva para personas de la  tercera edad. La mayoría son apartamentos, ubicados en edificios verticales compactos, y cuya superficie va desde los 70 m2 y hasta los 154 m2. Incluso, existen pent-houses con grandes acabados, con la idea de hacer mejor la transición entre la casa amplia de toda la vida, hacia una nueva opción de menor tamaño. Sin duda, la idea seduce, especialmente a parejas que ya han visto partir a sus hijos y que por lo tanto no requieren de tanto espacio.


Entre las amenidades destacan, una biblioteca, salón de té/juegos, mini mercado, piscina climatizada, salón para artes y manualidades, un sauna y un “centro de bienestar” (con enfermería las 24 horas). En otros países de la región se pueden observar extras, como salón de belleza, servicio de concierge, servicio profesional de lavandería y restaurantes.  Comodidad, seguridad, nutrición, entretenimiento y áreas verdes es lo que predomina a la hora de tomar una decisión sobre el cambio a este tipo de residenciales.

Sobre el tema de los servicios, la predilección indica una preferencia por tener instructor de gimnasia y yoga, así como profesionales en enfermería y salidas en grupo a eventos programados. A esto se une la demanda por paquetes de alimentación, de los cuales se encarga la administración de cada proyecto en particular.



¿Cómo adaptar viviendas para adultos mayores?: Comodidad y Autonomía

Como norma general, lo primero que hay que procurar es facilitar la movilidad en los distintos espacios de la casa: eliminar muebles innecesarios u objetos que entorpezcan el paso y vigilar las superficies resbaladizas. Los buques de las puertas deben de tener al menos 90cm de ancho para permitir el paso de una silla de ruedas. Si la vivienda se encuentra en un edificio, también es necesario pensar en si se requiere de la instalación de una rampa. Cuando los escalones no se pueden eliminar o convertir en rampa, deberán complementarse con una plataforma elevadora.

El baño y la cocina son las estancias que mayor atención requieren. En el baño, por ejemplo, es necesario colocar un suelo antideslizante. Además, se deberán instalar alfombras antideslizantes y barras de sujeción en la pared de la ducha y del inodoro, para que las personas tengan puntos de apoyo en cada maniobra que quieran hacer. La ducha no debe de tener bordes que impidan el acercamiento de una silla de ruedas. Puede incorporar un asiento fijo y abatible.

Con respecto a la cocina, es importante que todo esté a mano, que no tengan que agacharse demasiado ni subirse a ningún sitio para alcanzar los utensilios. Por tal motivo, lo mejor es bajar la altura de algunos armarios o modificar la distribución de sus contenidos. El sistema más indicado es el de cocina por vitrocerámica, ya que muchas tienen sistemas de seguridad de autoapagado, evitando también posibles intoxicaciones de gas.

Con respecto a la sala y los pasillos, lo más relevante es que estén bien iluminados. Se sugiere un ancho mínimo de 140cm.  En el pasillo, se puede instalar un sencillo pasamanos en la pared, que sirva de apoyo a la persona mayor para sujetarse en caso de necesidad. Por último, no olvidar integrar detectores de humo, recordando que las alarmas han de estar accesibles y -en caso de optar por el gas- verificar que la instalación esté en perfecto estado de mantenimiento.
                    
En el apartado de innovación, se integran nuevos apoyos tecnológicos
y sistemas que implican alguna programación: el uso de controles, teclados o tableros
electrónicos, por citar algunos. Estos ayudarán a graduar temas como la temperatura y existen, inclusive, plataformas que le permiten al usuario cerrar las persianas con un “clic”, lo mismo que encender o apagar las luces o, bien, abrir la puerta del garaje. También es indispensable integrar un denominado botón de pánico (es un sistema de seguridad con orientación a la tele asistencia, con teléfono integrado, indicado para situaciones de emergencia). Este funciona mediante un marcador telefónico con botón de emergencia, que se conecta a cualquier roseta telefónica estándar o a una línea telefónica fija. La capacidad de este sistema anti-pánico permite que, ante cualquier eventualidad o problema, pulsando un botón que lleva consigo el usuario permanentemente, puedan desde cualquier lugar de su domicilio y sin necesidad de desplazarse, entrar en comunicación verbal "manos libres" con los teléfonos pre programados en el marcador telefónico para tele asistencia.

Reciba Actualizaciones de Nuestro Blog