Edición #151: Alberto Linner: Artífice de la obra pública en Costa Rica


Es especialista en arquitectura hospitalaria y autor de emblemáticos edificios en nuestra capital. Uno de ellos es la Iglesia de Fátima, ubicada en Los Yoses y declarada Patrimonio Arquitectónico NacionalA su amplio portafolio de proyectos se suma el conocido “Edificio Anexo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS)” -y cuyo nombre oficial es Edificio Jenaro Valverde-, obra elegida por la Editorial Internacional Phaidon como parte de su selección de “Lo Mejor de la Arquitectura Mundial del siglo XX”.



De padre alemán y madre nicaragüense, Alberto Linner se mira a sí mismo como un arquitecto urbanista y, por eso, tiene un enorme cariño por la ciudad capital. Consultado sobre la actualidad de San José, es contundente: Es un verdadero desastre, estamos al punto del colapso. Los carros en el centro son muchos y no hay medios de transporte adecuados. Estamos ante un problema muy serio y, para que se solucione, no será en menos de diez años. Ya no voy a ver el San José que pudo ser, sentenció.


De sus inicios comenta: Mi admiración por la medicina me llevó a buscar una especialidad en Arquitectura Hospitalaria y, por ello, fui a trabajar y estudiar al Instituto Mexicano del Seguro Social, donde -por casualidades del destino- me vi involucrado en el proyecto de lo que hoy es el Hospital México. Así, para él, diseñar un casa es mucho más difícil que un hospital, pues, en el segundo caso, conoce de antemano la distribución; en cambio, en una casa, todos los involucrados opinan. Precisamente, en esta etapa de su vida, se encuentra diseñando residencias.





Amante del concreto expuesto, explica que dentro de las razones para usarlo está el hecho de ser un material sencillo, muy favorable para nuestro clima y que permite el ahorro. La Arquitectura es un problema espacial, no de materiales. Ellos encierran los espacios pero no son la condición del espacio, explicó al tiempo que indicó también que la Arquitectura empieza cuando se crea un edificio para lo que está hecho y cuando se integra al entorno.  Hombre de Fe, se expresa de la concepción de la Iglesia de Fátima con especial énfasis, recorriendo mentalmente la estancia y rememorando que fue diseñada recién concluido el Concilio Vaticano II, que crea nuevas formas de pensar y se replantea la relación de la Iglesia con la gente. Quizá lo que más llama la atención cuando describe este recinto, es el manejo que hizo de la luz, una verdadera protagonista que hace que el edificio sea vivido de manera distinta según la hora del día. Este templo es acogedor. Allí se sienten ganas de comunicarse con Dios, detalló sobre las sensaciones del inmueble.



¿Qué le inspiró a ser arquitecto?

AL: El poder impactar en la calidad de vida de las personas.

¿Cuál es el arquitecto que más admira y por qué?

AL: Todos los maestros que tuve. Yo soy parte de un movimiento; cuando llegué a Monterrey, la universidad tenía 13 años de fundada y la carrera 5 años. Yo soy el epílogo de esa arquitectura moderna.

Según su opinión, ¿cuál es el principal reto arquitectónico para Costa Rica?

AL: Arreglar el urbanismo de, por lo menos, el primer casco de San José.

¿Cuál es una tendencia global que podría ser replicada en Costa Rica?

AL: Abrir San José, construir más plazas.

¿Cuál es su material preferido?

AL: El concreto.

¿Cómo percibe la industria de la arquitectura, a nivel mundial? ¿Se ha perdido el sentido de la arquitectura al servicio de la calidad de vida del ser humano?

AL: La nueva arquitectura ha creado calidad de vida y se ha adaptado a la vida moderna.

¿Es la arquitectura verde una moda o una necesidad?

AL: Es una absoluta, verdadera y para siempre necesidad.

¿Cuál es la responsabilidad de la arquitectura para una ciudad?

AL: Sin arquitectura, no puede haber una ciudad bien concebida. Ella, junto con el urbanismo, da concepción espacial.

Información de contacto:

Arq. Alberto Linner +506 8993 5228




Reciba Actualizaciones de Nuestro Blog